divendres, 13 de juny de 2008

Cómo hacer borlas y no morir en el intento

Aprovechando los sabios consejos de nuestra querida Shahlaa sobre cómo hacer borlas para adornar los cinturones tribales, pues el otro día me puse a ello y este es el resultado, espero que os sirva de ejemplo sobre lo que no hay que hacer, ahi va:


1. Qué necesitamos? Lana (de los colores que más os gusten o que vayan con vuestro futuro cinturón o falda) “a ver, ya tengo la lana por aquí... uy, no, dónde está?? NINAAAA, vuelve con el ovillo anda porfa!!! Dogui no no no!! Toma guapo, te lo cambio por una galleta!! Ya está, recuperado aunque.. ecs!!)”, tijeras (por la cuenta que os trae, los dientes no sirven) “yihaaa!! aquí estáis puñeteras!!” y un libro (podéis ir probando el que os vaya mejor, con uno normalito que no sea un tocho ya va bien!) “ummm, si, esta Biblia da la medida... si consigo terminar sin un sarpullido alérgico será un milagro uf!!”.

2. Cortamos tres trozos de tela, de aproximadamente 20 o 30 cm cada uno. (Pensad que servirán para colgar las borlas del cinturón o de las otras borlas, mejor hacerlo largo ahora y después poder cortar. Yo en el ejemplo tengo dos trozos rojos, del mismo color de la borla y uno gris para hacer contraste. Puede hacerse así, todo del mismo color o de un color totalmente diferente para que haga contraste). “Cielos!! A ver, dos trozos azules y uno rojo.. o mejor dos rojos y uno azul... venga, dos azules y uno rojo. Por cierto, y la lana roja??? NINAAAAA, porfa porfa porfa, devuélveme el pu... ovillito, anda sé buenecita con mami si??... mierda, a ver si consigo medio enrollar esto si no lo va a cortar mi padre. Ahi va, y las tijeras??? Ah, debajo de mi culo de nuevo brrr. Bien, ya he cortado los dos trozos azules y uno rojo uffff!!” Los colocamos en la parte del libro que queda a diferente nivel. “A diferente nivel estoy yo ya que parezco la loca del barrio con toda esta lana despellejá por aquí, una gata loca dando por saco, y menos mal que el perro duerme.... a ver, yatá!!”

3. Empezamos a enrollar la lana rodeando el libro. No hace falta poner la lana muy tirante, mejor enrollarla con soltura. ¿Cuántas vueltas? Dependerá de la lana y de cómo queráis que sean vuestras borlas: más gordas -> más vueltas. (Mi lana es delgadita y le doy unas cincuenta vueltas, la borla no sale muy gordota, la verdad). “Vamos a ello: una vuelta, dos vueltas, tres.. tres... qué co.. pasa ahora?? Mira tú que bien, si el perrito lindo se ha despertado, a ver guapetón, no tienes otro sitio donde tumbarte eh??? Eso es, otra galletita pa’l nene... ale, vamos con más vueltas: cuatro, cinco.... treinta, treinta y una... Nina, suelta!.... cincuenta!!! Por fin, la primera casi lista... casi tres cuartos de hora después brrr... así acabo en el año 2019 aproximadamente :(“

4. Una vez hayamos dado las vueltas necesarias (no os preocupéis la primera vez, en la siguiente borla podéis corregirlo) “corregir lo qué??? más bien volver a empezar que esto más que una borla parece un burrullo!!” lo que haremos será anudar la borla por arriba. Es el momento de hacer servir los tres trozos de lana que habíamos dejado extendidas; hacemos un nudo fuerte para que al cortar posteriormente no se nos vaya la lana. “ A por el nudo con los tres trozos... dónde están los tres trozos?? Como no, en la boca del dichoso perrito de nuevo, pero vamos a ver querido, cómo lo has hecho para “robarme” en mis narices eh?? Que vas para perro de circo?? Pues podrías, que así me ganaba algo de pasta contigo... anda, toma otra galletita (y van.....) y devuélveme mis trocitos.. eso es perro guapo!!! Nina podios para ya con la patita... aich.. vaya tardecita!!!”

5. Aprovechamos que hemos hecho el nudo para dejar "rematada" la parte de arriba, por la que la colgaremos en el cinturón o de otras borlas. Yo lo trenzo: como al atar nos quedan seis cuerdas, las cojo de dos en dos y voy haciendo una trenza hasta donde pueda, al final hago un nudo arriba para que no se deshaga. Más adelante ya veremos si acortamos o lo dejamos así de largo. ”Trenzas sí se hacer, esto parece más fácil.. claro que con una linda gatita colgando de la lana la cosa se complica, a ver Nina suelta.. eso es... AYY, pero no me muerdas so zorra!! Bueno, ya está la trenza, o algo parecido, que ganitas de acabar ya joooo!!!”

6. Damos la vuelta y cortamos por el lomo del libro. Paciencia. Como hemos atado bien la parte de arriba de la borla no se deshará. “JAJAJAJAJA, no se deshará la tuya guapa, que esta está más deshecha que hecha... ale, el libro a tomar allbran!!! Bueno, nudo hecho, borla hecha, siguiente!!”

7. No os preocupeis si queda desigual, ya lo arreglaremos más adelante. “Llamar “desigual” a esto es ser muy generoso... pero ya lo arreglaré...”

8. Atusamos la lana, "cepillamos" bien sus flecos “y de paso a ver si “me cepillo” a alguno de estos cafres” y nos preparamos para delimitar la "cabeza" “puedo aprovechar y cortar alguna??? empiezo a estar de los nervioooossss”. Vuelve a ser a gusto de cada una. Cortamos un buen trozo de lana o si vamos con cuidado lo hacemos con el ovillo: de ese trozo dejamos unos tres o cuatro centímetros libres y enrollamos el resto, cuando hayamos alcanzado el grueso que queramos cogemos esos centímetros libres y lo anudamos con el final (qué difícil es explicarlo, con lo fácil que es de hacer!) “desde luego hija porque aquí no he entendido ná de ná... enrollo y dejo centímetro libre... libres de qué? de una gata chalada o de un perro mamón?’ Ah!! ya entiendo, es para darle formita a la parte de arriba... ummm.... esto empieza a coger forma!!”. Esta parte podemos hacerla con el mismo color de lana o con un color diferente, dependiendo del efecto que queramos conseguir. "Qué tal efecto surrealista??"

9. Ya tenemos la borla acabada, ahora podemos arreglarla: podemos recortar la parte de abajo hasta que todos sus flecos queden igualados o dejarlo tal cual!
A partir de aquí hemos de decidir como la colocaremos en el cinturón tribal: dependiendo de si es rectangular o triangular podemos darle un efecto u otro, podemos colgarlas individualmente o hacer que en una sola hilera cuelguen dos o tres borlas.. “JA, con lo que me ha costado, una borla y vas que te matas... quedará monísima colgando ahí toda sola ella... pero mi salud mental no da para más... ahora a guardarla como oro en paño no sea que alguno de mis “ayudantes” la encuentre y a volver a empezar”


Y como dicen que vale más una imagen que mil palabras LE VOILÀ:

5 Comentários:

Sònia... no tan fiera... ha dit...

jajjajaja

jajajajjajajajajaja

pera...

jajajja

perdón!

jajajja

es que me sale del alma!!!

jajaja

No es por ser cruel, pero tienes que darle de comer a tu borla, que está superescualida!!

jajajaja

PErdón, perdón!!

Sònia... no tan fiera... ha dit...

Vale, pasadas unas horas y con la siesta de por medio, ya estoy más tranquila...

Esto... me ha hecho mucha gracia, de verdad, sobretodo el contraste entre la teoría y la práctica...

Quizás para estas actuaciones no, pero más adelante nos podemos sentar un día con todos los trastos y os enseño bien a hacer borlas y rastas...

Petons!

Aisha ha dit...

Que bueno susana.. un dia os relataré experiencia mística haciendo las borlas el año pasado, que silvia y yo ya pareciamos mujeres del desierto preparando la veestimenta de los camellos, y la sublime experiencia haciendo RASTAS asquerosas... cuando pensaba k mi mano no me iba a servir para nada más.. aix..

esto del triballl . la verdad es k tambiend eberiamos fundar la asocioacion de damnificadas por la costura tribal xD

Amina ha dit...

Boníssim nena, boníssim!!! Es què això de les manualitats és tot un món!!!!!!!!!!!!

Zaib ha dit...

jajaja
No pongas de escusa, a tus mascotas pobres, no quieras ahorrar tanta lana, y engordalas un poquito, tu acuerdate de mi, "redonditas"

  ©Template by Dicas Blogger.

TOPO